Couloir de Gaube (diciembre 2007)

Eran las navidades de 2007, ya habia pasado la cena de nochebuena y habiamos cumplido con la familia tambien el dia de navidad. Habia corrido el cava y habiamos comido como si se fuese a acabar el mundo, pero pensamos que ya valia de tanta tonteria. Teniamos ganas de montaña y el couloir de Gaube era una cuenta pendiente. Habiamos estado en el refugio de oulettes dos veces y nos habia resultado imposible realizarlo por malas condiciones.
Esta era la ocasion perfecta. Pensamos que habria poca gente y que esta vez si que estaria en condiciones, aunque por lo que se podia leer en los foros de internet, todavia no lo habia hecho nadie ese invierno.
Ya recuperados de tanto exceso propio de estos dias fuimos a Villanua el dia 28, donde dormimos y al dia siguiente nos pusimos rumbo a Cauterets, y de aqui a Pont d`Espagne, donde se deja el coche en el aparcamiento de una estacion de esqui. Desde aqui, en unas 2,30h. llegamos al refugio de oulettes de Gaube, donde encontramos bastante ambiente y casi teniamos que hacer turno para poder fundir nieve en la estufa. Hablamos con la gente que alli estaba, pero para nuestra desgracia nadie habia hecho el Gaube, asi que nos quedamos como estabamos, sin saber que condiciones ibamos a encontrar.

Nos fuimos a dormir con ganas de que sonase ya el despertador, pero a partir de este momento las cosas se empezaron a torcer. Yo no pude pegar ojo en toda la noche ya que tuve que salir dos veces fuera del refugio a vomitar, pero al salir las dos veces me di cuenta de que el tiempo estaba cambiando, la niebla lo cubria todo y si seguia asi seria imposible salir hacia arriba.
Nos levantamos a las 4 pero en seguida nos dimos cuenta de que esta vez tampoco iba a poder ser, asi que nos metimos otra vez al saco, a esperar a que amaneciese y decidir que es lo que ibamos a hacer.
El dia 30 lo pasamos en el refugio con un par de chavales de Pamplona un tanto peculiares, pero bueno, nos echamos muchas risas con ellos.
Al mediodia empezo a disiparse la niebla pero yo seguia jodido, todo lo que metia al cuerpo lo vomitaba, daba igual liquido que solido, asi que lo de escalar al dia siguiente empezaba a complicarse aun mas, aunque empezaba a brillar el sol y parecia que las condiciones se iban a dar perfectas para el dia siguiente.
Asi pasamos todo el dia, entre risas y vomitos hasta la hora de meternos en el saco otra vez con la esperanza, esta vez si, de poder escalar el dia siguiente y poder despedir el año como se merecia.
El dia 31 a las 5 de la mañana saliamos del refugio direccion a la base del corredor de Gaube. El Sherpa iba mas fuerte que yo, aunque pese a no haber comido ni bebido nada en las ultimas 24 horas no me encontraba mal del todo. Pensaba que poco a poco iria mejor y asi fue, al llegar a la base y con el amanecer ya no me acordaba de mi estomago y decidi comer un par de galletas.
Empezamos la via en ensamble, pero pronto nos damos cuenta de que hay muy poca nieve, la via esta bastante pelada y vemos algun clavo en la roca que queda mas de dos metros por encima de nuestras cabezas, pero aun asi decidimos tirar hacia arriba, hay bastante hielo y mixto, pero por el momento es asequible.

Empezamos a tirar largos y cuando llego a la primera reunion devuelvo las dos galletas, asi que a partir de este momento no comi y apenas bebi en todo el dia.
En el tercer largo me salta un piolet y me golpeo en la cara... me pongo nieve en la ceja y pronto deja de sangrar, pero ya nos damos cuenta de que esto empieza a ser mas duro de lo que preveiamos.

Pasamos varios tramos de hielo vivo a 75º-80º en los que no queda otro remedio que tirar largos de cuerda.
.
Seguimos subiendo y pasamos algun tramo de mixto bastante jodido y dificil de asegurar.

Esta fue la tonica general hasta que llegamos a la salida, donde deberia estar la cascada de salida...¿donde cojones esta? Todavia no esta formada y la salida a la derecha por la roca esta impracticable, aunque el corredor tampoco esta como para bajar destrepando, asi que no nos quedan mas pelotas que empezar a montar rapeles en los tramos mas jodidos con los tres clavos que llevabamos y con lo fuimos encontrando abandonado en la via.
Ya entrada la noche llegamos al pie de la via y empezamos a caminar hacia el refugio... a la que llegamos encontramos a unos franceses que han subido a celebrar la nochevieja y que se asustan al vernos aparecer a esas horas.
Los franceses se acuestan y nosotros aun nos quedamos un rato charrando, celebrando que ha entrado el 2008. Javier aun se bebe un par de vasos de vino para celebrar que la escalada y sobre todo por las que aun nos quedan.

Via totalmente recomendable si esta en condiciones pero si no esta formada es meterse en la boca del lobo.