Arista Innominata al Mont Blanc

Ya llevamos unas semanas escalando por Chamonix y nos apetece "probarnos" en alguna vía más cañera.
La meteo está respetando bastante y nosotros estamos con ganas y motivados. Nos decantamos por la Arista Innominata al Mont Blanc, toda una clásica alpina. Simplificamos la mochila al máximo (después de tantos años haciendo mochilas para ir al monte, estamos aprendiendo) y por no llevar no llevamos ni saco.

Cogemos el autobus que nos lleva a Cormayeur y de ahí otro que nos lleva donde sale el camino para subir al Refugio de Monzino. Un mal entendido con la señora de la Información hace que el autobus nos deje más arriba de lo esperado y cogemos un camino equivocado. Aún así probamos volver al camino correcto pero eso significa cruzar un río que baja con mucha corriente. La cosa acabó volviendo (por mitad de la selva) al lugar en el que empezamos habiendo pateado 5 horas completamente de gratis.

No nos quedará más remedio que dormir al raso aquí (un sitio parecido a la pradera de Ordesa¿? pero con el Mont Blanc de fondo...) y a pelo. A pretarse tocará. Al día siguiente, a madrugar para poder subir directos hasta el vivac Eccles que es donde empieza la propia vía. Subimos a Monzino donde descansamos cerca de tres horas.
Con las pilas cargadas volvemos a la carga y nos dirigimos a Eccles. Rimayas, grietas, desprendimientos... vamos una maravilla. A las 20h llegamos a Eccles (vaya sobo!!) y ahora toca lo difícil, hacerse hueco en esta claustrofóbica y pequeña caseta. No queremos molestar y me parece que mañana no escalaremos (olé los huevos de aquel que suba a Eccles desde abajo y al día siguiente haga algo) asi que cogemos una manta y nos metemos los dos debajo de una cama y dormimos bien abrazadicos y más pretos que nunca, que ya es decir!!!
A las 3 empieza a haber movimiento y nos podemos meter en una cama y poder dormir como personas normales. A las 8 y media de la mañana nos despiertan los primeros tíos que han subido hasta este vivac, vaya horarios!! El día amanece claro y pasamos todo el día haciendo lo que mejor se nos da: comer, beber, dormir y muy poquito más. De vez en cuando miro la reseña, aunque casi prefiero que no porque me quedo igual. Es acojonante este sitio. Es un puto paraíso. Montañas, montañas y más montañas. Encima de tu cabeza una pared de 1000 metros y se supone que es lo que tenemos que escalar mañana. A tus pies, un glaciar. Y tú aquí, sentado en la puerta de la caseta, con los pies en el vacío, intentado darle algún tipo de sentido a tu vida. A lo largo del día sigue llegando gente y yo sigo comiendo ¡me encanta este plan!

Después del día tan productivo nos metemos en la cama pronto, pues el despertador ya está puesto. A la media noche nos despertaremos. A la 1,30 empezamos la ruta. Tras unos metros de escalada, hacemos un corto rapel al glaciar para subir por un corredor hasta el Collado Eccles. A partir de aqui empieza el festival. Ya estamos metidos en el ajo. Canales de nieve, diedros de roca, chimeneas, goulottes...a navegar!! Somos los primeros que entramos en la ruta y al amanecer nos adelanta un guía-cliente y un tío en solitario. Navegamos y buscamos el itinerario por donde la buena lógica te da a entender hasta que nos damos cuenta que estamos metidos en un buen fregao. No nos cuadra nada. Atrás viene un guía italiano con su cliente y al preguntarle que si conoce la ruta nos confiesa que no, que se estaba dedicando a seguir nuestras huellas.


Seguimos tirando de intuición pura y dura y hacemos una diagonal a derechas. Después de unos largos en roca bastante curiosos conseguimos alcanzar el famoso corredor que te lleva a las canales de salida. La nieve empieza a estar mal y bastante blanda pero hay que seguir. La canal de salida se hace interminable al abrir a cada paso una trinchera. El italiano nos da ánimos desde abajo y les comenta a sus compañeros (vienen más cordadas) de que vamos por el buen camino. El mamón nos felicita por devolverles a la ruta. Un poco perro pero gracioso, como nos reimos con el italiano!! Después de todo el día chupando huella a unos 100 metros de la salida a la arista cimera del Mont Blanc de Cormayeur, nos pide paso para hacernos el relevo, por fin cabrón!!




Ya llevamos unas cuantas horicas de actividad pero este paraje y la tozudez aragonesa hace que no paremos ni un momento (excepto para abrigarnos) y a las 20h de la tarde estamos los hermanos en la cima del Mont Blanc con un sol que empieza a ponerse y le da unos colores increibles a esta puesta de sol.


Probablemente una de las más bonitas de mi vida. Un abrazo que pone fin a la subida y unas fotos que indican el inicio del descenso.

En una hora y media nos plantamos en Gouter con las últimas luces del día. Poco más de 20 horas de actividad para un día que empieza a tener fin. Al día siguiente Dios dirá, ahora estamos aqui.


9 comentarios:

Circo Marco dijo...

Qué preciosidad de sitio y de actividad! No comentáis nada del largo de V+, sois tan rústicos que seguro que os pareció fácil...jjjj

Un saludo y enhorabuena por el viote!

Anónimo dijo...

sois unos putos maquinas me caguen dios !!!!!!!!!!!! que envidia !!!!!
un abrazo, churla

piratas del mascún dijo...

Enhorabuena!!! Que grandes, seguir así. Un abraxo.

Juan korkuerika dijo...

GRANDES TITANES!!!!!! Un abrazo y seguid A PURA SANGRE!!!!!!!
Hasta la vista ALPINISTAS ;-)))))

Iñaki dijo...

Pedazo de actividad y pedazo de fotos!!
Enhorabuena!

pincho dijo...

Estais hechos unos maquinas. Y lo de rusticos... vais a tener que pensar en cambiar el nombre :)

chema dijo...

Muy guapa actividad, de las que te dejan bien. Oye chavales, a ver cuando quedamos pa escalar q ya hace tiempos....Saludos tropaaa

jorgemount dijo...

preciosa actividad si señor!!

Victor Sabatini dijo...

Desde EigerSummit os queremos felicitar por tamaña vía, consultarnos a través de Facebook si tenéis programada ascensiones próximas a Eiger o Cervino. Podemos echaros un cable.