Deportiva en el Pantano de Calanda.

El último día también lo aprovechamos aunque no de la misma manera que los anteriores. Fuimos con unos amigos de Abénfigo después de toda la marcheta de la noche anterior a lo que el cuerpo nos dejó hacer y ya por la tarde-noche vuelta para la capital aragonesa.


Cuando acabamos fuimos a ver a Luis, un amigo de Dani, aterrizar con su parapente, muy chulo también.
Ha sido un buen fin de semana para coger confianza y que seguro que servirá para la próxima vez meternos el algún que otro viote del Masmut.