Espolón Amarillo y Espolón Limaban.

Debido a que el Pirineo estaba inpracticable para este puente de San Valero decidí irme con mi padre a tierras valencianas donde nos esperaba Javi para trepar todo lo que se podía, y así fue, apuramos al límite.

Daban buen tiempo para el jueves y el viernes así que había que aprovechar y el primer dia fuimos a Toix para entrenar un poco para el día siguiente que nuestros pasos se dirigirían al famoso Puig Campana que son palabras mayores.
Hicimos primero los dos primeros largos del espolón amarillo, que estaba semiequipado (las reuniones y algún pitón en algún pasito). Del todo recomendable, el primer largo sale IV+ y el segundo sale de la reunión en travesía a la izquierda cogiendo una chimenea desplomada que sale con una travesía muy maja a la derecha en la que hay un par de pitones (V). De aquí llegamos al suelo en un rapel de 50 metros para hacer otra vía, esta sí hasta la cima del Toix.La siguiente que íbamos a hacer tenía equipados los dos primeros largos (IV y IV+), en el segundo hay una bavaresa muy característica y bonita en la que hay que pretarle lo suyo pero sale bien y además tienes bastantes parabolts. El siguiente largo lo hizo mi hermano y poco a poco la cuerda se iba consumiendo y yo no oía por ningún lado "reunión" así que cuando se acabó la cuerda salí en ensamble. La pared iba perdiendo verticalidad, dificultad pero seguía siendo una bonita trepada que nos dejaría en la cima, en la que coincidimos con otros maños. Desde aquí se veía el Mascarat y el Peñon de Ifach, una vista privilegiada.