Alpes 2012 (3ª parte) Arista de Cosmicos (variante Bartolo)

Al dia siguiente dejamos a Chema en el refu (gracias por bajarnos los trastos) y marchamos Bartolo y yo hacia la Aiguille du Midi con el primer teleferico de la mañana. La idea era hacer la Chere al Tacul, pese a ser bastante tarde, intentamos aproximar hasta la via, pero ha nevado toda la noche y acabamos reventados de abrir la huella por todo el glaciar y si ademas le sumamos que no vemos nada claro que la entrada este en condiciones, puesto que tiene mucha nieve fresca y que sabemos que la meteo va a empeorar pronto, a poco de llegar a pie de via decidimos darnos la vuelta y salvar el dia haciendo la arista de Cosmicos.

Vistas espectaculares en un tramo aereo
Llegamos a pie de via con las primeras nubes y nos calzamos toda la cacharreria. Justo delante salen 2 ¿alemanes? con un guia. Perfecto, no llevamos reseña ni nada, asi que por lo menos nos aseguraremos el ir por el buen camino.

Tramo aereo entre la tormenta
Salimos a ensamble y la tormenta va llegando poco a poco. Los metros de via van pasando rapido entre resaltes de nieve y mixto con el vacio siempre a nuestros pies. Vamos a remolque de la cordada de delante y esperando en los pasos mas verticales. La nevada cada vez es mas intensa y el viento haces que el frio se nos vaya metiendo en el cuerpo. Llegamos a los largos mas verticales, que suponemos que tienen que estar cerca de la cima porque ya llevamos un rato escalando.
Bartolo "disfrutando" en la llegada a una reunion

Mientras esperamos, Bartolo me cede los honores, asi que cuando el largo queda libre, tiro hacia arriba encantado de tener que "clavar" los piolets en la roca.

Largo guapo por fisuras de escandalo!!!

Despues de este largo mas vertical sigo detras del guia hasta el pie de un diedro que no parece muy facil. Por lo que tenia entendido, esta via no presentaba muchas dificultades, asi que mientras llega Bartolo les pregunto si estamos en la via, cosa que afirman totalmente convencidos, añadiendo que ya estamos cerca de la cima. Si lo dice el guia, habra que creerselo. Bartolo me pregunta si le dejo el largo y se lo cedo con mucho cariño, asi que despues de una hora de espera en la que el viento nos castiga sin contemplacion, Diego tira para arriba a tope de gama. La cuerda poco a poco va coriendo metros, pero bastante mas lento de lo que a mi me gustaria. Llevo mucho tiempo en la reunion y las manos las empiezo a llevar bastante frias (tonto de mi, iba con los guantes finos y acababa de guardar los gordos en la mochila pensando que ya no los necesitaria). Pienso en salir a ensamble acortando la cuerda, pero el sentido comun me hace tener un poco de paciencia, puesto que si va asi de despacio, tiene que ser por alguna razon. Por fin la cuerda empieza a correr muy rapido, supongo que Diego ya esta en la reunion de arriba.
Diedro vertical del ultimo largo
 Desmonto y marcho para arriba lo mas rapido que puedo. Los friends se han quedado totalmente congelados dentro de las fisuras y para sacarlos tengo que escupirles para que descongelen y puedan doblarse. Yo parezco copito de nieve con tanta nieve pegada al cuerpo. Voy entrando en calor pero las manos las tengo heladas. Hasta ahora no me habia dado cuenta de lo frias que las tenia y conforme voy escalando van a peor. Empiezo a encontrarme mal y me da el tipico "latigazo" a mitad de largo. Intento no parar pero me es imposible. Despues del diedro vertical se suceden unas "tooleadas" sobre unas placas y los pies van por una arista de nieve polvo que de vez en cuando ceden para darle mas emocion si cabe a todo esto. No se ve nada entre las rafagas de viento y nieve y toca sufrir mas de la cuenta en este largo bastante precario. Por fin llego al ultimo paso y veo a Bartolo en la terraza de la entrada a la Aiguille de Midi. Cuando llego a el, le doy un abrazo y le felicito por este pedazo de largo que se ha currado y me meto (encordado y todo) corriendo a la estacion para intentar hacer entrar en calor las manos que hace un rato largo que no las siento. En cuanto empiezan a coger calor llega el verdadero sufrimiento.

Llegando al final de la via
Muchas veces se me habian quedado frias pero nunca me habian dolido tanto. Diego se preocupa bastante y hace todo lo que puede para que entren en calor mientras yo me limito a gritar como un ciervo en epoca de berrea. Cuando por fin dejo de berrear, bajamos a la estacion y nos montamos en el teleferico que nos lleva de vuelta a Chamonix. Estoy un poco preocupado por los dedos porque aun los llevo dormidos y no acaban de retomar el color, pero se que tarde o temprano se despertaran (a dia de hoy aun siguen un par de yemas dormidas).
Mal tiempo y vistas hacia el vacio... AMBIENTE ASEGURADO!!!

A partir de este momento todo son risas, desde el teleferico con los guiris flipando con nuestros mochilones y el reparto de chucherias, hasta la celebracion con los compañeros que nos esperaban abajo con alguna cervecilla de por medio en Chamonix.
Pese a que la meteo no nos ha acompañado, hemos aprovechado lo maximo que hemos podido. Esperemos poder volver pronto!!!