Arista Oesta del Rigüelo.

El pasado 27 de Septiembre por la mañana estaba preparando la toda la cacharrería, (fisureros, friends, disipativas...), esperando a que Dani y Miguel se pasaran por mi casa para ir al Pirineo. Esta vez el objetivo era escalar el mallo Rigüelo ¿ Por qué? Muy sencillo, en primer lugar porque es una pared de 400 metros que no escala apenas gente y escalar solo y tranquilo es un placer muy agradable.

Se sale de Aisa, un pueblecito cerca de Jaca así que cuando llegamos allí cenamos y cogimos agua para el dia siguiente, cogimos la pista hasta el final y echamos las esterillas y los sacos y al suelo para descansar aunque entre unas cosas y otras nos echamos sobre la una y sin apenas enterarnos ya estaba pitando el desperador a las 6,30.

Nos ponemos a organizar un poco todo, material, cuerdas, mochilas...etc y a eso de las 7,30 estamos en movimiento hacia nuestro objetivo, la aproximación es exactamente igual que para ir a la Arista del Murciélago pero más cerca (el mallo de la derecha) es una hora y media más o menos.

A eso de las 9,15 estaba yo enfrentándome con el primer largo y más difícil (IV+) que se puede proteger bien y en la reunión hay 3 clavos. El siguiente largo es una salida de IV ( 5 metros) y salir a la arista (izquierda) y ya se ve que es un tramo de andar por la arista hasta que se va poniendo tieso, aquí hay un parabolt, un buen lugar para montar reunión.

La salida de esta reunión es una travesía a la izquierda un poco expuesta hasta adentrarte en una chimenea evidente y se va viendo alguna cosilla (un par de clavos) donde se puede montar otra reunión y el siguiente largo se ve evidente, tirarle por una fisura evidente tumbada que muere en un resalte un poco más tieso (III+/IV) y montar la siguiente reunión en un árbol en el que hay un cordino. De aquí salir por una vira evidente a la izquierda en la que hay otro resalte de IV con un cordino roñoso y ya evidente (en la siguiente reunión hay 2 pitones). Salir a la izquierda todo ascendente y se llega al collado desde el que hay que rapelar (40 metros,aproximadamente).

El siguiente largo tira por la chimenea estrecha y expuesta ( en otros 40 metros pude meter dos fisuros) al final hay 2 pitones para montar reunión y el siguiente tira por la vira herbosa que tenemos a nuestras espaldas en el que hay un pasito de IV y cuando lo pasas se te abre una vaguada a la derecha por la que hay que subir por el camino más evidente (III o así) que para cuando nosotros empezamos a subir por aquí eran las 18,30h o así y llegamos a la cima alrededor de las 8 ( de noche).


La bajada está orientada al sur y se baja por unas pedreras hasta llegar a un colladito que para cuando nosotros estábamos aquí era completamente de noche y de los tres que éramos solo llevaba frontal yo y la verdad que iba escaso de pilas, así que aún teniendo que tener que trabajar al día siguiente Miguel y Dani y yo ir a clase pensamos que lo más indicado era vivaquear allí mismo y esperar a ver la bajada con la claridad de la luz del día.

Tuvimos suerte que pudimos llamar a nuestras casas ya que Miguel pillaba un poco de cobertura para dar señales de vida. La noche fue muy fría (creo que la más fría) y eso que llevaba la manta de vivac para los tres. ¡Qué rápido he aprendido! Comímos algo que llevábamos (ya que no habíamos comido nada durante el día) y nos enrollamos las cuerdas al cuerpo para aprovechar a dormir ahora que haría menos que un poco más tarde.

Y poco a poco la noche iba pasando y a eso de las 7 estábamos en movimiento y tras buscar por todos lados, la bajada estaba a nuestra izquierda, era una pedrera en la que había algún destrepe pero...cuando íbamos bajando tranquilamente vemos que la Guardia Civil de Montaña venía a nuestro alcance porque luego nos explicaron que le habían dado el aviso la madre de Dani y cuando llegamos con ellos al refugio de Lopez Huici nos llevaron en el 4x4 hasta donde estaba el nuestro ¡Qué descanso!

Estuvimos hablando con ellos que se nos había echado la noche encima y no tuvimos más narices que quedarnos a dormir allí. Cuando nos dejaron en nuestro coche les dimos las gracias a esta buena gente por ahorrarnos unas cuántas horas de pateo y sin pensarlo más fuimos a llevar algo a la boca desde el día anterior a eso de las 12 de la mañana en el bar de Borau, nos pusimos las botas!! (croquetas, patatas bravas...) en fin, todo un manjar pensando en qué ya pronto volveríamos a la rutina...

Dificultad. D-