Intento al Puro.

Y volvemos a Riglos Guillermo y yo esta vez con la cabeza en el Puro. Me han hablado muy bien de esta vía durante bastante tiempo y las ganas de subir cada vez son mayores.

Al llegar le preguntamos a Toño, el del bar del pueblo, por dónde era la entrada directa ya que no la teníamos muy clara. Cuando me toca escalar el primer largo me veo muy mal y me lo tomo con mucha calma, cuando llego a la reunión tengo mis dudas de tirarle de primero pero no me quedan más narices y poco a poco voy ganando metros aunque lentamente.

El tercer largo es una bonita travesía a la derecha que nos deja en el pie de la chimenea. Cuando llegamos al collado del Puro vemos que son las 16.30h y ahora en noviembre se hace de noche en seguida y con esta idea, sabemos que hacemos bien en empezar a rapelar.
Creo que nunca había hecho un rapel asi de volao y la verdad es que da una tanguela de puta madre pero bueno, ya se sabe a lo que se viene. Y cuando pisamos suelo firme despues de unas cuantas horas, se confirma lo dicho, se hace de noche justo en este momento. ¡Qué bien hemos hecho! Pues días para escalar esta vía hay más que longanizas...Tiempo al tiempo, ya caerá.
Dificultad: 6b