Collarada.

Levaba bastante tiempo con ganas de subir a Collarada y eso que ya había estado unas cuantas veces por ahí, pero esta vez era diferente pues quería ir a dormir a la cima yo solo tranquilamente y le dijé a un amigo la idea que llevaba y no dudó en apuntarse a esta estupenda marcha, así que a las 6 de la tarde de un buen día de julio cogimos desde Canfranc y para arriba sin pensarlo hacia Ip (2 horas hasta el ibón y otras 2 hasta la cima) y china chana a las 10 estábamos en la cima, todo según lo previsto.Nada más llegar reforzamos un poco el vivac para el viento y directamente a comer (como es propio de nosotros) y a las 11 pasadas tras las típicas charlas nos echamos la esterilla al suelo y nos pusimos toda la ropa ( que no era mucha, también como de costumbre) nos metimos en el saco y la echamos por encima la manta de vivac para el viento (que aún hacía).

Las vistas al anochecer y al amanecer eran maravillosas con el Midi, Pala de Ip, Punta Escarra... pues no había ni una nube. A eso de las 6 de la mañana ya estábamos en movimiento porque la verdad que hacía bastante fresquillo así que unas galletitas y...¡para abajo! pero esta vez por el otro valle, el que lleva a Villanúa por la Trapa, que por la pedrera se baja en dos zancadas y llegamos prontito a Villanúa para poder dormir en condiciones (aunque tampoco dormí mal del todo).